La Jornada: De la brutalidad económica a la brutalidad represiva